Smart Cities ¿Y qué es eso?

smart-city

Las Smart Cities son ciudades inteligentes. Son ciudades en las que los servicios públicos y las infraestructuras son más eficientes ya que están controladas por la tecnología y las telecomunicaciones. Pero ¿y dónde están esas ciudades inteligentes? Pues mi querido amigo, dentro de poco tu ciudad se convertirá, poco a poco, en una ciudad  inteligente. En ello están implicados los Gobiernos y las grandes corporaciones. En España el Gobierno puso en marcha, en Marzo de 2015, el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes con un presupuesto de 152,9 millones de euros.

También el sector privado tiene un gran proyecto llamado Ciudad 2020 en el que están puestas grandes expectativas. Está formado por un consorcio de grandes entidades: Ferrovial, Indra, Atos, Fagor y muchas más y tiene como objetivo “lograr un avance en las áreas de eficiencia energética, Internet del futuro, Internet de las cosas, comportamiento humano, sostenibilidad medioambiental y movilidad y transporte, con el objetivo de diseñar la ciudad del futuro, sostenible, inteligente y eficiente.”

Estamos en los inicios de una gran revolución y todo ello gracias al Internet de las cosas. Llevamos muchos años en la Sociedad de la Información, pero desde hace varias décadas estamos entrando en la Sociedad de la Transformación Digital o la Era Digital y como toda gran transformación esta revolución viene acompañada de mucha difusión: congresos de IoT y de Smart Citiesconferencias, charlas de TED, paginas web y por supuesto en la Wikipedia

ciudad-inteligente

Sinceramente me parece lo más lógico: si quieres que algo se venda mucho habrá que darle la mayor difusión posible (en televisión, prensa, internet, en la calle,…) para que todo el mundo se entere de que se está produciendo un cambio en el modelo social.

Estoy convencido de que esta Transformación Digital va a llegar, pero ese no es el problema. Si, está muy bien eso de las ciudades inteligentes, lo único que tenemos que observar es que al final este crecimiento, esta transformación, saldrá del bolsillo de cada uno de los ciudadanos que integramos las ciudades.

Integrar sistemas
Otro tema, más bien técnico, que en estos próximos años se van a ir “puliendo” serán los protocolos y los sistemas operativos que usen todos estos dispositivos inteligentes que estén conectados con una red publica o privada. En las ciudades inteligentes habrá muchos dispositivos que se conecten. Habrá dispositivos con roles distintos: aparatos de hogar, aparatos de locomoción, dispositivos de salud, etc. y cada uno operando con su propio programa, con lo que todos estos aparatos tendrán que comunicarse si no sería todo inservible, no?.
Las grandes empresas tendrán que normalizar protocolos para que los datos con los que se comunican unos y otros aparatos funcionen correctamente.

Para que nos hagamos una idea. ¿Qué habrá en una Ciudad Inteligente?

Por ejemplo: una persona mayor o un invidente que tenga un incendio si se avisa a tiempo desde ese dispositivo (que esté en la campana extractora, silla de ruedas, o botón de emergencia, etc) a los bomberos o a la ambulancia, se podrá llegar a tiempo y evitar tragedias.
e-call
Si un coche tiene un accidente podrá avisar el propio coche a los servicios de emergencia.
Pero claro, como hemos dicho, todos estos aparatos o dispositivos tendrán que poder conectarse a los servicios de la ciudad y para ello estar integrados en esa plataforma común.

 

Luego también tendremos, como es lógico gente que no desee tener dispositivos conectados, es decir que estén fuera del sistema, incluso algunos que no estén registrados,  que estén “fuera de la ley” y que puedan funcionar sin estar integrados en los sistemas de coordinación de las ciudades inteligentes. Si, los habrá, pero así es la libertad, la gente tiene derecho a no estar conectado y tener su propia vida. Sí, es cierto que tener dispositivos conectados dará más seguridad, pero también tendremos menos privacidad (eso sí, si no tienes nada que ocultar, porqué vas a tener miedo de esto). Al final es una balanza donde cada uno se posiciona en un sitio o en otro, según lo que estime más importante. Pero eso sí, ante todo hay que respetar la libertad personal, mientras no esté generando un riesgo vital para otro/s, en cuyo caso el juez de guardia determinará qué hacer.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.